Desde 1994 en la Red. La pagina de los aficionados a la electronica, informatica y otras curiosidades de la vida. No dudes en visitarnos.
Ahora 2 visitas.| 2565057 Visitas (desde Dic. 2011), hoy: 635 Visitas 9261 Pag. Vistas , ultimos 36 dias: 25273 Visitas. 73216 Pag. Vistas. Tu IP: 3.227.233.78
Que ando curioseando:
AutosuficienciaCosas de casaElectronicaEn InternetInformáticaMundo MisticoSin categoríaSociedadTe lo recomiendo

Vimanas, los carros de los dioses

Vimanas eran aeronaves conocidas esotéricamente como “carros de los dioses” descriptos en los más ancestrales libros sagrados chinos e hindúes como el Ramayana, el Samarangana, el Drona Parva, el Yajurveda, el Bhagavata Purana, el Srimad-Bhagavatam, el Sutradhara, el poema épico El Mahabharata y cientos más, textos absolutamente científicos que retratan a la perfección, objetiva, periodísticamente y sin lugar a dobles interpretaciones, una era en que las máquinas voladoras surcaban los cielos de una Tierra globalizada, transportando seres biológicos en tiempos irreales y a través de distancias increíbles, emitiendo ora zumbidos melodiosos, ora rugidos ensordecedores.

Cientos de páginas en las cuales se explica técnicamente cómo eran construidas las misteriosas naves, cómo funcionaban a través de la fuerza unificadora del universo, cómo debían ser manejadas ( manuales enteros de vuelo ) cuál era el desempeño de las mismas, según fueran tiempos de paz o de guerra, e incluso una detallada descripción de su mortal armamento.

Leer estos viejos textos es realmente sobrecogedor y no dejan lugar a la más mínima duda de estar describiendo una realidad empírica, especificando velocidades, detalles técnicos, diseños y hasta consumo de combustible, describendo sistemas internos para captar aviones enemigos,

tácticas para hacer perder el conocimiento a los pilotos antagónicos e incluso catalogando las naves dentro de cuatro grupos principales ( sundara, rukma, sakuna y tripura ) y en 113 subclases, explicando que algunos navíos eran monoplazas, y otros tan enormes como para poseer siete niveles de altura ( “vimanas más grandes que un templo” ).

Vayan como muestras las traducciones de dos segmentos de estos increíbles textos:
Texto sánscrito de Maharshi Bharadvaya, poeta de la antigüedad:
“6. …Un aparato, que se mueve por fuerza interior, como un ave, ya sea en la tierra, en el agua o en el aire, se llama Vimana…
8. …que se puede mover en el cielo, de lugar a lugar…
9. …de país en país, de mundo en mundo…
10. …es uno, llamado Vimana por los sacerdotes de las ciencias…
11. …el misterio de construir aparatos voladores…
12. …que no se rompen, no pueden ser divididos ni atrapados por ningún fuego…

13. …y no se pueden destruir…
14. …el misterio de dejar silenciosos los aparatos voladores.
15. …El misterio de hacer invisibles los aparatos voladores.
16. …El misterio de poder oír los rumores y las conversaciones en aparatos voladores enemigos.
17. …El misterio de materializar imágenes del interior de los aparatos voladores enemigos. 18. …El misterio de determinar la dirección de vuelo de los aparatos voladores enemigos.
19. …El misterio de dejar inconscientes a los seres de los aparatos voladores enemigos y de destruir los aparatos enemigos…”

Seguidamente, el texto describe con precisión las treinta y una partes principales de que está compuesto el aparato, la vestimenta de los pilotos, su forma de alimentación, y las dieciséis clases de metales, que se necesitan para la construcción del aparato volador, del cual hoy día lamentablemente sólo conocemos tres.

Según el Mahabharata, 1200 años de los dioses corresponden a 360.800 años humanos.”Bhrugi, preguntado por las medidas que tenia la tienda celestial contestó: Aquel espacio es infinito; está habitado por santos y divinidades; es agradable y se halla lleno de toda clase de lugares habitables, cuyo límite es inalcanzable.

Por encima y por debajo de su ámbito de poder no se ven la Luna ni el Sol; allí, los dioses son su propia luz, brillante como la del Sol y radiante como la del fuego. Y tampoco ellos ven el límite de la poderosa y amplia tienda celestial, porque él mismo es difícil de alcanzar, al ser infinito… Hacia arriba, y siempre hacia arriba, el espacio universal está lleno de seres radiantes que tienen su propia luz; tampoco este espacio es medible por los dioses.”

Fuente:http://nadanoslibradeescorpio.blogspot.com.es/

Escribe un comentario

Tu comentario